Contratos

Los escribanos son profesionales de derecho a quienes el Estado les ha delegado la facultad de «dar fe pública» de contratos, actos y hechos, en los que se fundan los derechos de las personas. Por esta razón, necesitan constar con un sello de autenticidad.

Estos contratos, actos y hechos quedan plasmados en documentos públicos, en los que la firma de uno de los escribanos avala todo un proceso previo de control de legalidad, que le atribuye un grado de certeza absoluta.

Así, los escribanos actúan en distintas áreas del derecho, como el comercial (sociedades comerciales, contratos); derecho agrario (contratos agrarios y sociedades y asociaciones agropecuarias); derecho de familia (sucesorio, sociedad conyugal); y derecho civil (contratos preliminares y definitivos).

Contáctenos para concretar su contrato sin demoras.

contratos

Somos especialistas en confección de contratos, si se encuentra en Uruguay contáctenos ahora.

Tipos de contratos

Contratos de arrendamiento

El contrato de alquiler o arrendamiento es un acuerdo escrito, celebrado entre arrendador y arrendatario que genera derechos y obligaciones entre las partes. Se trata de un contrato de cumplimiento continuado durante un determinado plazo. Al firmar esta clase de documento, el arrendador se compromete a transferir el uso temporal del bien al arrendatario, quien tiene la obligación de pagar por dicho uso un precio.

Para saber si es posible alquilar o no determinados bienes y para obtener asesoramiento respecto a las garantías, plazos legales y reajustes de precio, se requiere la intervención de un escribano.

En relación a las garantías que protejan a las partes ante posibles incumplimientos, el notario dispone de una amplia diversidad: fianza personal (a sola firma), depósito en Banco Hipotecario del Uruguay, Contaduría General de la Nación, Ministerio de Vivienda o empresas privadas.

La participación del escribano es clave, dado que puede evitar la imposición de cláusulas abusivas, como que el propietario no asuma responsabilidades por los daños o problemas que se presenten en el inmueble cuando la propia ley indica que el propietario está obligado a hacerse cargo de determinadas reparaciones del inmueble.

Contratos comerciales

El comercio en sentido amplio como actividad de mediación entre productores y consumidores implica la presencia de sujetos (comerciantes) que compran para revender. La compraventa de especulación y sus instituciones auxiliares (transporte, depósito, seguro, etc.) integraron históricamente el núcleo del derecho mercantil, que luego se extendió a la actividad industrial y de servicios.

Entre los principales contratos comerciales, se distinguen la compraventa mercantil, contrato de transporte, de seguros, cesión de créditos y mandatos, que son regulados por el Código de Comercio.

Entre los que no se encuentran regidos por dicho código, se encuentran los contratos de distribución, negocios financieros (préstamos, apertura de crédito, descuentos y depósitos bancarios), créditos documentarios y cuenta corriente bancaria.

Contratos agrarios

La función del escribano es de vital importancia para advertir al productor de los riesgos que puede correr si no atiende a las exigencias que la normativa impone cuando se celebra un contrato de arrendamiento o de aparcería, tipos usuales de conformación de empresas en el ámbito agropecuario.

Es frecuente que el productor agropecuario desconozca la regulación legal de los contratos y sus alcances. Movidos por los usos y costumbres o el valor de los acuerdos verbales, contrata fuera de lo previsto por la ley e ingresa en zonas de conflicto. Uno de los puntos conflictivos resulta ser dos de los elementos que conforman un contrato: el plazo y el precio.

Hablemos

Por favor complete el formulario. Nos contactaremos a la brevedad.