Separación de bienes y capitulaciones matrimoniales

Los regímenes matrimoniales son el conjunto de reglas que determinan y delimitan los intereses económicos entre los cónyuges.

Es muy importante la administración conyugal de bienes, es decir, si se pactará bienes gananciales, separaciones de bienes, capitulaciones matrimoniales o disolución de la sociedad conyugal.

Si necesita asesoría en esta materia, nuestro equipo de profesionales está pronto para atender sus consultas.

separación de bienes y capitulaciones matrimoniales

Somos especialistas en separación de bienes, si se encuentra en Uruguay contáctenos ahora.

Separación de bienes

Se trata de un trámite judicial que puede realizar después de celebrado el casamiento. En este caso, con su pareja acordarán sus intereses económicos y gozarán de la misma independencia patrimonial previa a la unión.

Después de que el juez la decrete y se inscriba en el registro, se produce todos los efectos tanto entre los cónyuges como respecto a los terceros.

Capitulaciones matrimoniales

Es un convenio que realizan los esposos antes o después del matrimonio para establecer normas económicas. Puede elegir entre un régimen de bienes gananciales o una separación de bienes. La escritura se realizará en un documento público ante un notario.

A diferencia de la separación de bienes, las capitulaciones matrimoniales solo pueden concederse antes de la celebración del matrimonio. Tendrán efecto luego de celebrado el matrimonio.

Disolución de sociedad conyugal

Se trata de un procedimiento judicial mediante el que se obtiene la disolución de la sociedad legal de bienes que se originó como consecuencia del matrimonio, en aquellas situaciones en las que no se hayan celebrado capitulaciones matrimoniales.

El proceso de disolución implica dos etapas: la disolución propiamente dicha y la liquidación de la misma.

Se presenta ante el juzgado de familia competente, se dispone la inscripción en el registro respectivo y los bienes que se adquieren con posteridad a dicha resolución serán propios de cada uno de los cónyuges.

Posteriormente, si uno o ambos cónyuges lo desean se procederá a la liquidación de la sociedad conyugal a través de la partición que podrá ser extrajudicial (cuando haya acuerdo entre las partes) y la judicial (para cuando no exista dicho acuerdo).

Hablemos

Por favor complete el formulario. Nos contactaremos a la brevedad.